¿Cómo tiene que ser mi vivienda ideal?

Ha llegado el momento de empezar a buscar tu casa. ¿Qué tipo de vivienda quieres? ¿Cuántos metros necesitas?

Más allá de si debe tener 70 o 100 metros o tres habitaciones, plantéate qué te hará feliz cuando estés viviendo en tu casa.

¿Que la luz del sol entre en tu despacho, una cocina abierta al salón para compartir el ritual de hacer la comida, un espacio diáfano para que tus hijas puedan moverse con seguridad?

¿Qué es imprescindible para ti? ¿Qué te gusta? ¿De qué puedes prescindir?

Lista los factores que son importantes cuando piensas en tu futura vivienda, que la convertirán en el lugar adecuado para vivir según tus necesidades, tus gustos y tus circunstancias. Cuanto más clara tengas la idea de la vivienda que buscas, más fácil será la búsqueda. Al final, tu piso ideal será una combinación entre lo que te gusta y tu presupuesto.

En términos generales, estos son algunos aspectos que hay que tener en cuenta:

Piensa
Cuánto espacio deseas, cuánto dinero tienes y qué necesitas.
Ver más
  • Cuánto espacio necesitas: ¿Sois dos, tres, cuatro...? ¿Amigos, pareja, single, familia con una abuela o abuelo? ¿Hay un bebé? ¿Prefieres un ático urbano, una casa unifamiliar, un dúplex?
  • Cuánto dinero tienes: marca un tope, tanto si compras como si alquilas. Estudia tu situación financiera. ¿Qué capacidad de endeudamiento tienes? Tenlo claro con esta calculadora de hipoteca.
  • Plantéate qué necesidades puedes tener a medio plazo: ¿necesitarás ascensor en vez de escaleras, plaza de garaje, escuela u otros servicios?
Valora
Aspectos que pueden ser importantes para ti.
Ver más
  • Que la vivienda se encuentre cerca de tu área de influencia: familia, amigos, trabajo, escuela...
  • Las infraestructuras del barrio o de la zona: centros sanitarios u hospitales, escuela, parque, instalaciones deportivas, supermercado, biblioteca, tiendas, cines.
  • Que tenga buena comunicación con transporte público al lugar de trabajo, la escuela y otros lugares que puedas necesitar como el mercado, la farmacia, el médico.
  • La orientación, que favorecerá el ahorro energético y te permitirá disfrutar de más horas de sol durante todo el año.
  • El aislamiento térmico y acústico, que garantiza más calidad de vida en el interior de la vivienda. Si tiene cristales dobles, persianas, toldos, etc. La composición del edificio también determina el aislamiento térmico.
  • Los servicios y equipamientos de que dispone el piso como, por ejemplo, ascensor, portero, piscina, áreas verdes o zonas de juego, parking. Estos servicios pueden aumentar el precio del inmueble o repercutir en los gastos comunitarios, por tanto, es conveniente que conozcas el importe con antelación.
Conoce
Otros factores que no debes pasar por alto.
Ver más
  • Es necesario que el inmueble disponga del certificado de eficiencia energética, que es obligatorio en las operaciones de compra y alquiler desde el 1 de junio de 2013. Los grados de eficiencia energética se miden en letras que van desde la A a la G. Si tiene una categoría G será necesario llevar a cabo reformas para que el piso deje de ser energéticamente deficiente.
  • Las instalaciones de agua, gas, luz, teléfono. El inmueble debe estar al día de los recibos de los suministros.
  • Infórmate sobre posibles planes urbanísticos que pueden afectar al barrio o al edificio.
  • Calcula la distancia y el tiempo hasta los lugares de tu interés como el trabajo o la escuela.
  • Pasea por el barrio y los alrededores del piso, comprueba si hay mucho ruido de tráfico o de gente por la noche, por ejemplo.
  • Los acabados del piso: estado de la pintura, la cerámica del suelo, las molduras de ventanas y puertas. Evalúa su calidad y si te gustan o tendrás que cambiarlos.
¿Necesitas financiación? Calcula la mejor hipoteca para ti