¿Compras o alquilas?

Estas son las opciones principales que tenemos para acceder o cambiar de vivienda. Cada una implica una predisposición mental y un plan de acción muy diferentes.

¿Qué necesitas para comprar y alquilar?

Tanto si compras como si alquilas una vivienda adquieres unos compromisos, como el pago mensual del alquiler o de la hipoteca. Veamos aquí algunos de los requisitos comunes tanto si compras como si alquilas:

  • Tienes que prever que dispondrás del dinero necesario mes a mes, ya que no puedes fallar a ningún pago mensual.
  • Tienes que demostrar que tienes estabilidad laboral.
  • Tienes que demostrar que dispones de ingresos mensuales fijos y estables.
  • Tienes que presentar referencias sobre el hecho de ser buen pagador.

Veamos las principales razones que te pueden impulsar a optar por la compra de una vivienda:

  • Te da seguridad tener un inmueble en propiedad.
  • Lo puedes dejar en herencia.
  • Lo puedes disfrutar siempre que quieras.
  • Tienes ahorros: dispones al menos del 30 % del coste del piso para las gastos previos a la compra: el notario, los impuestos, el registro...
  • Porque quieres invertir tus ahorros en bienes inmuebles, que son más rentables que otros productos bancarios.
  • Porque las viviendas han bajado de precio.
  • Porque puedes encontrar pisos a buen precio en zonas de costa o de montaña.
  • Porque puedes sacarle un rendimiento económico: poner el inmueble en alquiler, amortizando así la hipoteca y manteniendo la propiedad.

Comprueba los gastos y trámites que tendrás si compras o alquilas una vivienda.

Veamos cuáles son las principales razones te pueden impulsar a optar por el alquiler de una vivienda:

  • El proceso de alquiler es más fácil y menos costoso que el de compra.
  • Te permite tener libertad de movimientos, si tienes que dejar el piso de forma repentina o debes trasladarte, ya que el contrato se puede revocar avisando con un tiempo de antelación concreto.
  • Supone menos costes de mantenimiento de la vivienda.
  • Desgrava a las rentas de menos de 24.000 euros brutos anuales si la vivienda alquilada es la vivienda habitual.
  • Al firmar, tienes que desembolsar menos cantidad de dinero que si compras: una mensualidad + una segunda, como fianza + un tercer mes como comisión si alquilas mediante un agente inmobiliario.

Comprueba los gastos y trámites que tendrás si compras o alquilas una vivienda.